viernes, 7 de diciembre de 2007

En Bolivia, The Strongest y Bolívar juegan fuera de la cancha




Bolívar y The Strongest pasan por momentos muy difíciles; problemas futbolísticos y administrativos.

Bolívar llegó al fondo del pozo.

La nueva directiva espera la inyección de dinero por parte de un empresario boliviano que vive en EEUU y que en Bolivia nadie conoce.

Los celestes no tienen equipo y la mayoría de sus bienes se encuentran comprometidos por las deudas que dejó Mauro Cuellar, el anterior presidente.

Aparte de eso, el grupo que se hizo cargo de la Academia tendrá que vérselas con el Ministerio de Trabajo, pues ciertamente tendrá que despedir a todos los empleados administrativos, gente de extrema confianza de Cuellar y participes en los desmanes de la institución.

¿O será que Guido Loayza pretende trabajar asesorado por la gente de Cuellar?

Por su lado, el panorama en The Strongest no es de los mejores.

La planilla de sueldos del Tigre alcanza a los 60 mil dólares mensuales y el presidente Jorge Pacheco fue cumpliendo con sus jugadores.

Pero, pregunto: ¿A qué precio? ¿De dónde salió ese dinero?

No creo que haya sido del bolsillo de Pacheco ni mucho menos de su fiel escudero, Sr. Montalvo.

Y aún tiene que pagar sueldos atrasados al equipo que no consiguió absolutamente nada este año.

¿Será The Strongest mañana el Bolívar de hoy?

¡Cuidado con el patrimonio!

El grupo de Pacheco está controlando inclusive el Complejo (por ello hay peleas en la justicia) y los socios que aportan al equipo con el 25% de sus cuotas mensuales en Achumani, no están nada satisfechos.

Recordemos que, estatutariamente, el Club The Strongest (entiéndase equipo de fútbol y su cancha) y el Complejo de Achumani son instituciones separadas.

El tiempo está nublado y negro para bolivaristas y estronguistas.