jueves, 27 de diciembre de 2007

Bolivia y el mejor futbolista de 2007

Obvio que gustos hay para todos.

Claro que cada periodista deportivo tiene su forma de ver las cosas del fútbol, de acuerdo a su formación.

Pero, sinceramente, no entendí cómo Diego Cabrera pudo haber sido elegido el “mejor futbolista boliviano del año”.

Sería bueno, como señal de buen periodismo, que el periódico La Razón, explicase los criterios para nombrar a los encargados de la elección.

No estoy de acuerdo.

Ser goleador de un equipo y al mismo tiempo ídolo de la hinchada del mismo, no son parámetros suficientes como para afirmar que un jugador es el mejor.

Creo que lo más coherente y ético por parte de los periodistas que lo eligieron, hubiese sido, excusarse por el simple motivo de no haberlo visto en cancha.

¿Quién dijo que meter más goles es sinónimo de ser el mejor?

Ser el mejor futbolista de un país, me parece, comprende poseer atributos y cualidades que no se resumen al simplismo goleador.

Esos atributos y cualidades sobrepasan las cuatro líneas de la cancha.

Y, desde lejos, no hay mortal que pueda analizar esas cualidades, por más tecnología que exista.

Cabrera juega en un fútbol menos competitivo y triunfador como es el colombiano.

Si jugar en el exterior del país fuese el criterio, Marcelo Martins o Juan Carlos Arce, tendrían que ser los elegidos, porque juegan en Brasil y en dos clubes grandes de ese país.

Todos saben que para cada una de las 11 posiciones de un equipo, existen 10 candidatos en el fútbol brasileño.

Pero esa no es la cuestión, en mi modo de entender.

La cuestión es que los periodistas deportivos debieran elegir con base a lo que miran y no a lo que escuchan o al resumen de goles de la TV.

Por ejemplo, ¿Por qué no se tomó en cuenta la importancia futbolística y de liderazgo que tuvo Sandro Coelho, en San José, y Ronald Gutiérrez, en La Paz FC?

¿No tiene importancia futbolística el hecho de que esos dos jugadores hayan sido recuperados por sus clubes y al mismo tiempo hayan respondido dentro de la cancha consagrando a sus equipos como campeón y subcampeón respectivamente?

Sinceramente, no da para entender.