jueves, 6 de diciembre de 2007

Bolivia, fútbol, a pesar de todo


El Hexagonal final del Clausura culminó. Dentro de nuestras limitaciones técnicas, creo que los juegos fueron emocionantes y bien disputados.

Todo se decidió en la última fecha.

Lo curioso es que los mejores equipos del torneo fueron montados con base a jugadores despreciados por otros clubes.

Por ejemplo, Sandro Coelho, Alex da Rosa y Pizarro, en San José; Alaca, Ronald Gutiérrez, Paz García y Andaveriz en La Paz FC.

Los mayores méritos se lleva el técnico Sergio Apaza (foto) del La Paz FC que consiguió “rescatar” a esos jugadores y, encima, consiguió montar un equipo competitivo y futbolísticamente vistoso.

Sin dudas, el equipo que mejor toca el balón.

El DT Ferrufino, del San José, también tuvo sus meritos, pese a que reclamó mucho de los árbitros y se ensañó con la prensa deportiva. Participación importante en el equipo santo tuvo Sandro Coelho, líder y técnico dentro de la cancha.

Blooming (cuyo entrenador, Quinteros, culpó siempre a los árbitros por sus derrotas y se mantenía callado en las victorias) fue favorecido por la deficiencia futbolística y administrativa de sus adversarios directos, como The Strongest y Wilstermann, que al final quedaron, merecidamente, fuera de combate.

Real Mamoré no supo mantener la regularidad necesaria como para pleitear los primeros lugares. Le queda el consuelo de haber sido uno de los principales animadores y la sorpresa del torneo.

Los partidos que se vienen, para decidir el primer y segundo lugares, no dejan de ser un premio económico para San José y La Paz FC por su regularidad y empeño.

Del trabajo de los dirigentes y de la “justicia deportiva” (¿o será antideportiva?) hablaremos más adelante.