lunes, 23 de julio de 2007

Festejando lo obvio

La prensa deportiva nacional y los dirigentes conmemoraron el último “Ranking de Selecciones de la FIFA”, que periódicamente es divulgada por esa entidad mundial.

En la última lista, publicada el último 18 de julio, Bolivia saltó del puesto 92 para el 68, dejando atrás a 24 otros países.

Pero, al final, ¿cuáles son los criterios para esa clasificación que a muchos sorprende y deja felices?

Las condiciones básicas son tres: continuidad de juegos; importancia de los torneos; e importancia de los adversarios.

O sea, cuanto más una selección está en actividad, tendrá mayores posibilidades de ascender o descender.

Y si participa de torneos oficiales después de jugar partidos amistosos contra selecciones bien ubicadas en el ranking, también podrá ascender o descender, dependiendo de los resultados.

Los dos empates contra Venezuela (2x2) y Perú (2x2) por la Copa América y el último amistoso contra Paraguay (0x0) antes del torneo, fueron importantes para la evolución boliviana en el ranking.

Son datos que debieran ser analizados más detalladamente por la comisión técnica de la selección así como por la propia Federación Boliviana de Fútbol y los señores de la Liga.

En la parte técnica, los entrenadores deben entender que todo crecimiento es resultado de permanente entrenamiento.

En la parte administrativa, los dirigentes deben convencerse que estar mejor ubicado en la Clasificación FIFA, significa tener mayores posibilidades de ser invitado para amistosos, con la consecuente valorización monetaria por partido. O sea, mayores ingresos económicos.

Para ello, sin embargo, es necesaria actividad, permanente actividad.

A eso se debe la creación de las llamadas “fechas FIFA”, un calendario que todas las federaciones aprovechan bien, menos la nuestra.

En tiempo: La posición promedio de Bolivia desde que la FIFA creó la Clasificación Mundial en 1993, es: 69, habiendo alcanzado su mejor índice en julio del ´97 (organizando y siendo subcampeón de la Copa América), cuando llegó al puesto 24. Su peor marca data de julio 2003, cuando llegó al lugar 114.