miércoles, 11 de julio de 2007

Argentina y México buscan la final

Copa América

México tiene la cara de Hugo Sánchez


Puede ser que el balompié mexicano haya necesitado de un sacudón; puede ser que ese movimiento brusco lo haya dado Hugo Sánchez, su entrenador principal.

Lo cierto es que el equipo charro llega a la semifinal por méritos.

Por estar más consistente y con mayor cancha internacional, el equipo argentino es favorito, sin duda.

Sin embargo, la personalidad que Hugo Sánchez (foto) le impuso a su equipo es, por ironía, su arma más eficaz.


Hay opiniones discordantes cuanto a la figura de Hugo Sánchez.


Si México es eliminado, Sánchez ciertamente tendrá otra oportunidad; si vence, será el certificado de permanencia más longincuo que se haya conocido en el fútbol mejicano.


El texto abajo (enviado desde EEUU por mi buen amigo Jorge Gamarra (sin citar la fuente), nos demuestra la verdadera personalidad de Hugo Sánchez.

Lean:

Hugo Sánchez toma vino argentino y les muestra a sus jugadores videos de cuando él jugaba: "Es para que sepan quién les habla", se justifica.

Se peleó con La Volpe y sus frases rozan la pedantería. Se ve en la final, contra Brasil.


El técnico del seleccionado mexicano, Hugo Sánchez, no se caracteriza, justamente, por la humildad.

Es un José Luis Chilavert a la mexicana, un hombre que da las charlas técnicas y que sabe cuándo llegó el momento del silencio.

Entonces les pone a sus dirigidos videos de los tiempos en que era jugador, de los años en que convertía con la camiseta del Real Madrid. "Es para que sepan quién les habla", se justifica.

Según un completo informe del enviado especial del diario La Nación, ratifica su autoridad al sostener un lacónico "tienen que hacer lo que yo les digo".

Después, las comidas, las acompaña con un tinto argentino: Navarro Correas.

A Hugo Sánchez lo acompaña, sin embargo, un argentino: Sergio Egea, quien dirigió distintos clubes españoles.

Acérrimo enemigo de Ricardo La Volpe, esa pelea parece haber quedado en el olvido; o al menos es lo que intenta.

Consultado acerca de una opinión que el argentino tuvo sobre el seleccionado mexicano, su respuesta fue: "¿Cuál es la siguiente pregunta?".

También dice que admira del seleccionado argentino que "tiene hambre por la victoria. No la busca por gusto, sino por necesidad. Yo admiro eso".

Pero no se queda atrás: "México siempre quiere ganar".

Sin embargo, no duda en realzar que "Argentina tiene 700 jugadores en el exterior y nosotros, 15".

Tampoco se queda atrás cuando dice: "Si le ganamos a Argentina, no nos para nadie". "Ellos tienen más que perder", le agregó al diario mexicano La Jornada.

Y ya se ve en el partido definitivo contra Brasil: "Ojalá alcancemos nuestro mejor nivel estando en la final".

Sus opiniones no pasan de largo para nadie.

Por ejemplo, cuando dice que "las estadísticas les sirven a los periodistas, pero no influyen sobre nosotros.

Todo esto el mismo día de su cumpleaños 49.