miércoles, 18 de noviembre de 2015

PARAGUAY VENCIÓ A BOLIVIA (2 X 1) PORQUE ATACÓ MÁS Y FALLÓ MENOS


La selección paraguaya  tuvo el ochenta y dos por ciento de pose de balón y 10 tiros de esquina, contra diez y ocho por ciento y un córner, respectivamente, del combinado boliviano.

Esos índices, demuestran que si de justicia se trata, el resultado de 2 a 1 a favor de los guaraníes, fue justo.

Otra cosa es decir que Bolivia tuvo la chance de por lo menos empatar.

No lo hizo, pese a estar venciendo el juego con gol de Duk, a los 51´, porque, al igual que la falla de la defensa adversaria, la defensa boliviana falló en los dos tantos que decidieron el partido, a través de Lezcano, a los 61´, y Barrios, a los 64´.

Para muchos, puede parecer que Bolivia jugó un buen partido; estaría de acuerdo, si no tomase en cuenta que por lo menos el 90% del juego, se lo realizó en campo boliviano.

Para jugar bien, un equipo tiene que disputar el partido en la linea media del campo de juego y ser ofensivo; y el onceno boliviano no hizo ni una cosa, ni lo fue otra.

Por su lado, el equipo paraguayo también no jugó bien, porque no tuvo capacidad de romper el cerrojo colocado por los bolivianos, que trancaron bien la entrada del área penal.

Paraguay venció, porque atacó más y falló menos.

Al árbitro se le puede echar la culpa por su pésimo posicionamiento, porque la falta que no marcó, en jugada de Duk, fuera del área, no solo existió, como ameritaba la tarjeta roja para el último defensor paraguayo. Sin embargo, el episodio no fue decisivo.