miércoles, 14 de agosto de 2013

PROPUESTA PARA UN CAMBIO EN EL FÚTBOL BOLIVIANO

A tiempo de agradecer la invitación de Oxígeno para componer su selecto grupo columnistas, me permito iniciar  esta labor abordando un tema que, creo, debe salir de las palabras, para ir directa y rápidamente a la acción.

No es de hoy que la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), exige del gobierno apoyo económico, disminución de impuestos y perdón de las deudas impositivas que ya existen, pero al mismo tiempo aboga que no puede ser intervenida por tratarse de una entidad privada. Hasta ahora, ese engaño permaneció como verdad absoluta; un engaño, porque la FBF y cualquier Federación componente de la FIFA, así como los clubes de fútbol afiliados, son entidades privadas mixtas, pero de interés público, por lo tanto, pasibles de control estatal. 

Por ello, creo que continuar responsabilizando solamente a los dirigentes por todos los males del fútbol boliviano, pese a que tienen gran parte de culpa, es darles mucha importancia, pues no son ellos los únicos a componer la estructura. 

Por lo tanto, acredito que solamente un cambio profundo en las leyes que rigen el deporte nacional, por lo tanto, una acción del Poder Legislativo, podrá posibilitar el cambio que todos deseamos.

Como a lo largo de los últimos años vi muy poca buena voluntad, sea por desconocimiento del asunto, ya sea por comodidad de todo el entorno futbolístico nacional,  a través de esta columna en Oxígeno, me permito presentar a la opinión pública mi propuesta para una Ley exclusiva para el fútbol, donde esté estipulado, básicamente, lo siguiente:

  1. Creación del Ministerio de los Deportes;
  2. La obligatoriedad de la práctica deportiva en la malla curricular de la enseñanza básica, intermedia y media en las entidades públicas y privadas;
  3. Que los clubes profesionales realmente se profesionalicen, siendo administrados como empresas, sociedades limitadas o anónimas;
  4. Que dentro de esas sociedades, los clubes tengan el control del 51% de esas empresas, que pasarían a ser consideradas entidades con fines de lucro para que paguen impuestos y sean fiscalizadas;
  5. Que los dirigentes deportivos, en todas las instancias, no puedan reelegirse a no ser por una única vez; 
  6. Que en las elecciones para los cargos de la dirigencia en la Federación Boliviana de Fútbol el voto de los clubes de Primera División (Liga) tenga peso 3, el de los de Segunda División (ANF) peso 2, y el de cada una de las 9 Asociaciones, peso 1.
  7. Que la FBF sea la única entidad mayor del fútbol nacional y:
  8. Que la Liga pase a ser denominada Departamento Profesional de Primera División de la FBF;
  9. Que la ANF pase a ser Departamento Profesional de Segunda División de la FBF;
  10. Que sea creado el Departamento Amateur de la FBF (sin derecho a voto), donde estarán afiliadas las divisiones inmediatamente menores;
  11. Que el ascenso y descenso de División sea por lo conquistado en puntos corridos en el año calendario (torneos Apertura y Clausura) y no más por el promedio de puntos, porque solo sirve para prolongar malas administraciones;
  12.  Que (así como los clubes de Primera y Segunda divisiones) los clubes con derecho a participar de los torneos menores de las Asociaciones (afiliadas a la actual ANF) solo puedan hacerlo desde que tengan registro legal como entidades empresariales y sociales, con NIT, sede social, con dirección, cuanta bancaria, número telefónico, etc.;
  13. Que se crie un Departamento de Árbitros autónomo, no ligado a la FBF; y, finalmente,
  14. Que sea prohibido el ingreso a los campos de juego de personas ajenas al espectáculo, con excepción de los jugadores, árbitros, veedores y de los encargados del registro de imágenes del evento;

Si a alguno de los políticos encargados de legislar en el país le interesar la presente propuesta, estoy a sus órdenes para analizarla y profundizarla.


Este texto fue escrito para mi columna en la página web www.oxigenobolivia.com