miércoles, 14 de agosto de 2013

¿PARA QUÉ SIRVIÓ EL AMISTOSO CONTRA VENEZUELA?

¿Qué nos deja el amistoso en el que Venezuela le empató a Bolivia (2 x 2), en la ciudad de Táchira?

Futbolísticamente, para mí, la constatación de que realmente “el fútbol es una cajita de sorpresas”.

Sirvió, como no podía dejar de ser, para que Venezuela saque conclusiones importantes para continuar saboreando la posibilidad de clasificar por primera vez a una Copa Mundial.

Para Bolivia, sirvió para respirar un poco mejor en un ambiente futbolístico donde el aire no es de los más puros.

Creo que, lo más importante, como escribí en post anterior, sirvió para constatar que algunos jóvenes jugadores como Arrascaita, volante de Bolívar, y Cabrera, zaguero de The Strongest, son una realidad y no más una promesa.

No considero, desde un punto de vista periodístico y mirando siempre las entre líneas, un merito de Azkargorta el debut de estos dos jugadores, porque en el fútbol boliviano son tan pocas las figuras que aparecen, que no convocarlas, sería merecer un certificado de ceguera.


Como el resultado de este amistoso no interesa en lo mínimo y como preguntar no ofende, cuestiono algunas cosas: ¿Cuánto ganó monetariamente la Federación Boliviana de Fútbol? ¿Quién pagó y cuánto costó el vuelo charter hasta Táchira? Y ya que los dirigentes del fútbol nacional son el albo preferido de la prensa en lo que a críticas se refiere y para ser coherentes, pregunto: ¿los periodistas bolivianos que estuvieron acompañando a la selección se pagaron de su propios recursos el viaje o se subieron gratuitamente al “tren de la alegría de la FBF?