viernes, 2 de agosto de 2013

LA FIFA PUEDE SER RESPONSABILIZADA POR LA MUERTE DE KEVIN EN ORURO

Desde el 20 de febrero, 5  hinchas corintianos permanecían detenidos en la cárcel de San Pedro, en Oruro, acusados de haber participado en la muerte de joven Kevin, en el estadio Jesús Bermúdez.

Finalmente, hoy, viernes 2 de agosto, fueron liberados y deberán retornar a São Paulo, Brasil.

Pregunto, ¿qué es lo que nos deja esta desgracia ocurrida en un estadio de fútbol boliviano?

  • ·      Que la vida de un hincha vale 5 meses y 10 días de prisión de personas que, al final, resultaron inocentes.


  • ·      Que una vez más, dirigentes del fútbol nacional aprovecharon la desgracia ajena para apoderarse de dinero que de buena voluntad ayudaron a recaudar otras instituciones como la Confederación Brasileña de Fútbol, a través de su selección principal.


  • ·       Que la muerte de Kevin sirvió para que la justicia boliviana sea duramente criticada y su seriedad comprometida por los medios de comunicación y autoridades brasileñas.


  • ·      Que las declaraciones del canciller brasileño, Antonio Patriota, al afirmar que la libertad de los hinchas  brasileños se debe a permanentes gestiones de su pasta, junto a la cancillería boliviana, “en más de cuatro reuniones”, dan a entender  que la libertad de los miembros de la Gaviões se debe al gobierno de Evo Morales y no precisamente al juez de la causa .


Dicho eso, ahora, ¿a quién reclama la familia de Kevin por su muerte?

Creo que debe acudir a la justicia común en proceso, por el órden, contra:

  • ·         El club San José de Oruro por ser el mandante del juego;


  • ·         La Federación Boliviana de Fútbol, por ser la entidad matriz a la que el club San José está afiliado;


  • ·         La CONMEBOL por ser la entidad organizadora del torneo al que pertenecía el juego; y, finalmente,


  • ·        La FIFA, porque es la entidad matriz de todos los clubes del mundo y porque en un torneo oficial, disputado bajo sus disposiciones, ocurrió la tragedia.


Todas esas entidades son responsables, a su turno, por la seguridad de las personas presentes a un campo de juego en torneos oficiales.