jueves, 29 de agosto de 2013

LO DE THE STRONGEST, UNA VERGÜENZA


Me parece que los medios de comunicación en general, y los programas radiales en particular, no pueden convertirse en cuadriláteros u octógonos (para estar en la moda) donde los dirigentes del fútbol decidan sus diferencias.

Lo que sucedió en el programa Futbolmanía de radio Fides de La Paz, en su programa de las 13h00 de hoy jueves, es una muestra de que, si se les deja, los dirigentes aprovecharán al máximo las
“entrevistas” para salir de los aprietos en los que ellos mismos se colocaron. Y Kurt Reintsch actual presidente y Jorge Pacheco ex presidente de The Strongest, aprovecharon para colocar sus discrepancias al aire, sobre todo referentes a malos manejos económicos en esa centenaria institución.

Acredito que Futbolmanía tuvo la buena intención de informar y de “oír a ambas partes”, pero, conociendo a los dirigentes del fútbol boliviano, debería haber cortado de raíz la discusión, solicitando a ambos información precisa, que es lo que la hinchada del Tigre en particular, y la afición futbolera en general quieren  y precisan saber, para que expliquen: ¿Por qué los clubes del fútbol boliviano no presentan libros de contabilidad que, como todas las instituciones del país que tienen actividades de interés público, deben presentar a las autoridades?

Lo que pasa en The Strongest, hoy, por culpa de sus dirigentes, es una  verdadera vergüenza, como en todos los clubes de la Liga, dígase de paso, porque estas entidades piensan que son intocables.

Dirigentes que son elegidos sin estar debidamente habilitados y que vulneran sus propios estatutos, o dirigentes que simplemente administran esas entidades como si estuvieran administrando sus propias casas.

A propósito, ¿Qué Estatutos? ¿No existen actas registradas de las elecciones? En la contienda de hoy, supimos, por ejemplo, que Jorge Pacheco es aún, o figuraba así, presidente de The Strongest, pues todos los documentos de cobranza enviados por Impuestos Internos (y que sirvieron para fundamentar el embargo de sus instalaciones) fueron enviados con el nombre de Jorge Pacheco.

En ese sentido, si se trata de colocar los trapitos al sol, del programa radial deberían haber participado también los anteriores presidentes como Asbún, pues las deudas que el actual presidente atigrado tiene que pagar, vienen de hace muchos años.

Y lo que uno no entiende es que, sin ninguna muestra de vergüenza, los dirigentes que se van, se llevan a su casa los documentos contables que debieran permanecer en las oficinas de la entidad. Es un caso para la policía.

Al pedirle a Pacheco los libros contables que se llevó,  Kurt Reintsch, le prometió hasta “tomar un cafecito” con él. Rápidamente, Pacheco respondió que sería mejor almorzar, “pues es mejor hablar con el estomago lleno, pero me gustaría también que me muestres los movimientos actuales”.

Conversación patética para la seriedad del asunto.

Es una pena que en el vice decano del fútbol boliviano (recordemos que el decano es Oruro Royal) tenga que repetirse las vergüenzas cada vez que una nueva directiva asume.

El consuelo para la hinchada atigrada es que el mismo problema ocurre en todos los “clubes” nacionales.

La duda es si en el nombre de pagar deudas y salvar a la institución, el Tigre perderá su patrimonio como está aconteciendo en otras históricas instituciones como Bolívar, Oriente Petrolero, Blooming…

Porque, ojo, Impuestos Internos está entrando a la cancha y los equipos de la Liga deben estar preparados para jugar otro tipo de partidos, ya que muchas otras cosas pueden aparecer en el fútbol boliviano fuera de las canchas.

En hora buena.