jueves, 14 de febrero de 2013

TITULARES Y SUPLENTES

La prioridad es el torneo de la Liga o la Copa Libertadores, pero no al mismo tiempo.
Para los pobres clubes bolivianos de futbol, no hay alternativa.
 
Su elenco es tan reducido que hay un desnivel marcado entre los jugadores de un mismo equipo, desnivel que se puede ver, resumido, en la planilla de sueldos.
 
Las diferencias entre habilidad y condición física entre jugadores de un mismo equipo, es un enemigo interno que conspira contra el buen desempeño futbolístico de clubes profesionales bolivianos en juegos dentro y fuera del país.
 
Por eso es que en Bolivia todavía se divide a los jugadores entre “titulares” y “suplentes”; “equipo titular” y “equipo suplente”, cuando, en realidad, todos los jugadores con contrato firmado, debieran estar en el mismo nivel, en todos los sentidos, respetando simplemente sus diferencias en lo que se refiere a las habilidades, pues no se nace con las mismas .
 
Al contrario de lo que sucede en otros países, es normal que equipos nacionales pidan postergación de juegos en los torneos locales “debido a compromisos en la Libertadores y/o Sudamericana”, lo que redunda en el incumplimiento del calendario.
 
Esa disparidad entre los jugadores de un mismo equipo profesional, hace con que los entrenadores del futbol boliviano tengan que pedir a sus principales jugadores que se cuiden en los partidos de la Liga, “porque tenemos un juego importante por la Libertadores o sudamericana”.
 
Y para no lesionarse, pues ningún jugador desea perderse un compromiso internacional, los “titulares” juegan “a medias” evitando disputar os llamados balones divididos y “tirando el pié” en jugadas que pueden decidir resultados finales.
 
El ejemplo, calientito, es la derrota de San José (1) para el Bolívar (2) en pleno miércoles de ceniza.
 
Horas antes del partido en Oruro, apunté que San José “se cuidaría” y el resultado me dio la razón.
 
 
Este texto fue escrito originalmente para mi columna en www.late.com.bo