lunes, 13 de agosto de 2007

En el clásico de la renovación, el Tigre se llevó los puntos

Fue un clásico óptimo por tres factores de buena sorpresa: Marco Sandy como entrenador de Bolívar y Oscar Sánchez, dirigiendo a The Strongest; luego, Andrés Gemio tapando el arco del Tigre y Carlos Lampe, defendiendo el pórtico de la Academia; y después, porque los jugadores lo disputaron hasta el final con el mismo ímpetu.

Un partido con la cara de sus entrenadores.

En el primer tiempo, Sandy colocó a su equipo marcando desde la salida al adversario, sofocándolo, apretándolo y llevando más peligro.

Por fuerza del reglamento (inocuo) de colocar un sub-20 (Ventura) durante 45 minutos, Sánchez tuvo que escalar a Herman Soliz como volante ofensivo por la derecha, perdiendo calidad y fuerza ofensiva.

En la segunda parte, el Tigre volvió con los jugadores en sus efectivos puestos y consiguió no solo equilibrar el juego, como también posibilitar la subida de producción de Escobar, jugador determinante para las dos conquistas (Solíz y Salinas).

La caída de producción de Bolívar fue proporcional al cansancio de Thiago Leitão, dejando su medio campo sin la misma creatividad del primer periodo.

Si el juego hubiese terminado empatado a cero, no sería sorpresa, pues los dos arqueros tuvieron actuación destacada.

El Tigre fue más feliz en dos ocasiones y se llevó el triunfo.

Bolívar está en el inminente peligro de quedar eliminado del Hexagonal , lo que sería fatal para sus aspiraciones de terminar el año sin una crisis institucional de proporciones.

Los otros partidos

Para recordar, en Cochabamba, Wilsterman venció al Aurora por 2 goles a cero.

En Santa Cruz, Blooming salió victorioso frente a Oriente por 2 a 1.

En Sucre, Real Potosí le empató al local Universitario (1 x 1).

El sábado, La Paz FC derrotó a San José por un gol a zero, manteniendo un aprovechamiento 100 por ciento en el torneo, sin sufrir ningún gol.

Esta noche juegan Real Mamoré y Destroyers en Santa Cruz.