martes, 26 de junio de 2007

¡Vamos Bolivia, por dignidad!

La responsabilidad de Erwin Sánchez y sus dirigidos es enorme.

El país espera una victoria, claro, pero, al contrario de lo que muchos piensan, los detractores de la altura del Siles (Leoz, Grondona, Teixeira y otros aquí mismo dentro del país) también estarán torciendo sus narices para que Bolivia derrote a Venezuela.

“Bolivia puede jugar en cualquier cancha, no necesita de la altura de La Paz para ganar”, raciocinarán.

Tengo plena certeza de que los jugadores bolivianos (como cualquier deportista del mundo) entrarán para ganar, independientemente de lo que se está tramando en Bolivia, Asunción o Zurich, que no es cosa buena.

Llama la atención que hasta ahora no haya sido realizada ninguna encuesta o cosa parecida con los jugadores de fútbol, a respecto de la altura, ¿no?

Ni fuera ni dentro del país.

¿Dónde anda FABOL?

¿Raro, no?