miércoles, 27 de junio de 2007

Reitero lo que escribí el 14 de junio

El veto tiene una sola dirección: la ciudad de La Paz y el histórico Hernando Siles.

El objetivo: llevar las Eliminatorias al Tahuichi.

Motivo: intereses económicos.

Ecuador, Colombia y Perú, no sienten la necesidad de jugar las Eliminatorias en ciudades arriba de los 2.500 metros, pocas veces lo hicieron.

Hace tiempo que la CBF, dígase Ricardo Teixeira, y la AFA, afírmese Grondona, estaban preparando el terreno.Y en Bolivia, hágase saber, los dirigentes de FBF sabían. No es posible que no lo sepan.

El boliviano Osuna "vive" dentro de la Conmebol, es su Tesorero, hombre de extrema confianza de Leoz, Teixeira y Grondona.

El pretexto médico-científico que se encontró, fue debido a la división política y económica que se vive en Bolivia. La FIFA no quiso ser causante de profundizar esa crisis.

La FIFA y la Conmebol sabían que un anuncio simple de la FBF (legalmente nada le impediría) de que las Eliminatorias se jugarán en el Tahuichi de Santa Cruz de la Sierra, y no en el Siles de La Paz, sería muy grave y ahondaría la división en el país.

Por eso se armó toda la trama y se llevó el caso al seno médico de la FIFA.Si no se responde científicamente a las razones médico-científicas que ocasionaron el veto (y puede haberlas), los intereses económicos (motivo real del mismo) estarán a salvo.

No nos sorprenda si el veto es ratificado por la FIFA y que se determine el cierre definitivo del Siles, para las Eliminatorias.