martes, 5 de junio de 2007

Lo que se busca es llevar las Eliminatorias a Santa Cruz de la Sierra

Según las cosas se están cocinando dentro de la Federación Boliviana de Fútbol, nada raro que, al final, el consuelo para los bolivianos sea que los partidos de la Libertadores y Sudamericana se puedan jugar, sin problemas, en cualquier parte del país, “atendiendo la presiones” que envolvieron hasta el presidente Evo Morales.

Pero, ojo, lo que brasileños, argentinos, bajo el manto de la Conmebol del paraguayo Leoz, están buscando, es que las Eliminatorias a la Copa del Mundo de África del Sur-2010 se jueguen en el Tahuichi de Santa Cruz de la Sierra.

Me parece muy sospechosa la campaña de la Red Unitel que “no sale del aire” encabezando la campaña de “defensa de la altura”.

Espero que la defensa de la ciudad de La Paz por parte de Carlos Chávez, Romer Osuna, Javier Justiniano y de “Patato” Méndez (foto, encabezando una reunión), presidente de la Liga, sea sincera y que no acepten otra cosa que el Hernando Siles como sede de los partidos de las Eliminatorias. Si aceptan otra cosa, serán complices.

Desde un principio vengo afirmando que los intereses son económicos y no de “defensa de la salud de los jugadores”.

Hay que ver en qué manos están en Bolivia los derechos de transmisión de las Eliminatorias, para entender mejor la jugada.

El país no puede ser más dividido.