viernes, 15 de junio de 2007

Un centro delantero llamado Evo Morales

Como un verdadero punta de lanza, el presidente Evo Morales se encargó de dar la victoria al fútbol y a la economía de los países andinos. Fue el autor de los “goles” decisivos en dos “partidos” jugados en menos de 48 horas.

Primero, en Tarija, entregó la presidencia de la Comunidad Andina al presidente Álvaro Uribe, de Colombia, después de haber logrado la difícil tarea de reunir la región.

Saludó la reincorporación de Chile como una señal de consolidación del bloque; resolvió pedir la participación de la CAN, el 2008, en la Cumbre de América y el Caribe - Unión Europea y consiguió que todos los presidentes firmen un pedido a la Confederación Sudamericana de Fútbol a rechazar el veto a la altura.
„La Comunidad andina debe ser motivo de unión, frente a los otros bloques internacionales“, discursó, frente a los primeros mandatarios.

En un segundo “partido”, jugado en la Conmebol, Asunción, su presencia y su discurso representaron más la manifestación de un hincha practicante, identificado con el fútbol, que propiamente la de un político presidente.

Fue la voz de millones de aficionados que se sentían agredidos en su propio sentimiento.

“Ustedes, señores presidentes son los encargados de unir a nuestros pueblos a través del fútbol, no de separarlos”.

La frase humilde, simple y sincera, desarmó los espíritus de los presidentes de las Federaciones afiliadas a la Conmebol.

El resultado del encuentro, fue la carta firmada por los 10 representantes de países afiliados a la entidad mayor del fútbol sudamericano, que será enviada a la FIFA pidiendo, “por unanimidad”, que el veto quede sin efecto.

Y como Blatter dijo que “el pedido del veto tuvo origen en el Continente Sudamericano, dentro de la Conmebol”, está decidido: el veto será suspendido en la reunión de la FIFA, marcada para el próximo 27 de junio.

Espero que para siempre.