domingo, 27 de mayo de 2007

Hay traidores también dentro de Bolivia

Argentina, Brasil y Uruguay son los países cuyas federaciones y prensa deportiva, presionaron para que la FIFA prohíba juegos internacionales arriba de los 2.500 metros s.n.m.

Los partidos de la Libertadores en la ciudad de Potosí, notadamente, en la última presentación del Flamengo carioca, fue el estopín del asunto.

El presidente de la Conmebol, el paraguayo Nicolás Leoz, es apenas un hombre manejado por Ricardo Teixeira, de la Confederación Brasileña, y Grondona de la AFA.

“El presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol, Dr. Nicolás Leoz, fue distinguido por la ciudad de Buenos Aires con el premio Jorge Newbery 2006 "A la trayectoria". La ceremonia, que reunió a todo el espectro deportivo argentino, contó con más de mil invitados y tuvo lugar en el legendario estadio Luna Park, sobre la calle Corrientes, pleno corazón de la capital del tango.” Dice textualmente la página web de la Conmebol. (En la foto, Grondona y Laoz) ¿Coincidencia?

El peso de nuestros dirigentes dentro de la Conmebol y de la FIFA es igual nada.

¿Alguien duda que Chávez, presidente de la Federación Boliviana de Fútbol sabía del asunto? ¿por qué no dijo nada?.

Hay intereses económicos claros (hace tiempo) para que la selección boliviana juegue los partidos de las eliminatorias en el Tahuichi de Santa Cruz.

Hace muchos años, la Confederación Brasileña de Fútbol pagó para que las eliminatorias al Mundial de México se jueguen en Santa Cruz y se jugaron.

Joares Suárez, periodista deportivo brasileño lo denunció y nadie dijo nada.

Joares, posteriormente, dejó la Red Globo.