martes, 29 de mayo de 2007

Código Fair Play de la FIFA está en el tacho de basura

"La Fédération Internationale de Football Association se fundó el 21 de mayo de 1904 en el edificio trasero de la sede de la Union Française des Sports Athlétiques de la calle Saint Honoré n° 229."

"Hasta 1909 la FIFA estuvo formada únicamente por asociaciones europeas. Los primeros miembros de ultramar fueron: África del Sur en 1909/1910; Argentina y Chile en 1912 y EE UU en 1913. Este fue el comienzo de la actividad mundial de la FIFA. Se daba así el primer paso en el camino de la expansión."

Así informa la página web de la FIFA. Ahora, prohibiendo los juegos en alturas mayores a los 2.500 m.s.n.m. contradice su propia historia, porque limita la expansión; expulsa a países de su seno.

Y tira a la basura su famoso Código Fair Play que en su acápite 5 dice:

"Promueve los intereses del fútbol."

"El fútbol es el deporte universal por excelencia. No obstante, necesita de tu ayuda para seguir siendo el número uno. Pon en primer plano los intereses futbolísticos. Reflexiona si tus acciones pueden afectar la imagen de nuestro deporte. Difunde los aspectos positivos del fútbol, anima a los demás a participar limpiamente en todos los aspectos del juego, ayúdales a disfrutar tanto como tú lo haces. Conviértete en un embajador del juego."

La FIFA practica la diplomacia de la desunión.

Más abajo, en su acápite 7 , reflexiona:

"Rechaza la corrupción, las drogas, el racismo, la violencia, las apuestas y otros males que representan una amenaza para nuestro deporte. Trata a todos los jugadores y a toda persona con equidad, sin hacer distinciones de color, raza u origen."

Y más:

"10. Utiliza el fútbol para mejorar el mundo"

"La fuerza del fútbol es grandiosa y puede utilizarse para mejorar el mundo y convertirlo en un lugar donde todos puedan vivir dignamente. Usa esta poderosa plataforma para promover la paz, la igualdad, la salud y la educación para todos. Mejora el juego y entrégalo al mundo. Así crearás un mundo mejor."

¿Qué paz? ¿Qué igualdad? ¿Qué salud? ¿Qué educación?

La FIFA se convierte en una entidad discriminadora y contradice sus propias normas.