martes, 9 de agosto de 2016

RAFAELA SILVA, DE LA FAVELA AL PODIO DE ORO


Rafaela Silva, la judoca que conquistó la primera medalla de Oro para Brasil en la modalidad de Judo, categoría de menos de 57 kilogramos, se crio  en la favela “Cidade de Deus”.

La vida en “Cidade de Deus”, la favela, fue mostrada por la película filmada totalmente en sus entrañas, en Río de Janeiro, dirigida por Fernando Meirelles, por coincidencia, uno de los responsables por la magnifica producción de la apertura de los Juegos Olímpicos de este año.

A  muchos que vieron la película, impresionó más la violencia con que esa población vivía, donde los únicos juguetes de niños y jóvenes, hombres y mujeres, parecía ser las armas.

Esa es la única realidad que los medios de comunicación siempre muestran, cuando se trata de hablar de Brasil.

Hay otros escenarios.

Pero para la burguesía racista que habita en la otra realidad de Río de Janeiro, los habitantes de las favelas son generalmente personas de segunda o tercera categorías.

Pues esa gente es la misma que hoy, a través de sus medios de comunicación, es la que se siente orgullosa y feliz, por la conquista de la primera medalla de Oro para el Brasil, lograda por una ciudadana negra y favelada.

Pura hipocresía.

Rafaela se dedicó al Judo desde temprana edad, gracias a una academia montada por una ciudadana que no era residente en la favela.

Rafaela ya había representado a Brasil en los Juegos Olímpicos de Londres, el 2012, sin mucho suceso, pero se recuperó el 2013, ganando el campeonato mundial.

Beneficiada por el programa social “Bolsa Atleta”, creada por el gobierno de Lula da Silva en 2005, para ayudar económicamente a deportistas, Rafaela decidió no abandonar su actividad después de 2012, y se dedicó a prepararse para los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

Hoy, Rafela, la judoca de Oro, se beneficia por el programa social “Bolsa Podio”, creada por el gobierno de Dilma Rousseff, y participa de otro proyecto que capta recursos por la Ley de Incentivo al Deporte, creada el año 2006.


Después de este episodio, no sé si el gobierno interino de temer tendrá coraje de acabar con esas leyes de incentivo al deporte, como había anunciado.