jueves, 4 de agosto de 2016

EL “PLAN HOYOS” Y LA REALIDAD DEL FÚTBOL BOLIVIANO

En tres horas de retorica, Hoyos (a la derecha) impresionó y consiguió ser el elegido entrenador de la selección boliviana.
Parece que para ser designado entrenador de la selección boliviana de fútbol, la propuesta de trabajo con las “divisiones menores”, presentado por Ángel Guillermo Hoyos, fue lo que más impresionó a los miembros del Comité Ejecutivo y de la Comisión de Selecciones de la Federación Boliviana de Fútbol.

Eso dio a entender el propio Hoyos. Y porque fue el único asunto que tocó el presidente de la Liga y de la Federación (en ejercicio), Marco Peredo, al ser preguntado sobre los motivos que llevaron a escoger al entrenador argentino.

Todo bien, realmente es para impresionarse, pues Hoyos dijo que el trabajo se llevará a cabo con entrenadores, en los nueve departamentos de Bolivia “y en todas las provincias del país”.
   
O sea que el argentino Hoyos trabajará con 121 entrenadores, pues Bolivia tiene 9 departamentos 112 provincias.

Por lo visto, la exigencia de que para ser escogido, el nuevo entrenador “debe conocer la realidad del fútbol boliviano”, no fue tomada en cuenta por los que escucharon y analizaron las propuestas. 

Los que aprobaron el “Plan Hoyos” deben responder  a las preguntas ¿De dónde saldrán los 121 entrenadores capacitados para el trabajo?  ¿Quién les va a remunerar? ¿En qué instalaciones trabajarán? ¿De qué instituciones deportivas saldrán los niños y adolescentes para ese trabajo? ¿Dónde competirán esas divisiones menores? Y, finalmente, ¿cuándo comenzará a efectuarse el trabajo?

Señores, la retórica permite todo.

Ojalá que en el intento de poner en práctica todo ello, no se comience a exigir la ayuda del gobierno, que administra el Estado, porque sus atribuciones son totalmente diferentes.

En lugar de hacer público planes difíciles de cumplir, creo que lo más real sería que la Federación Boliviana de Fútbol, usando todo lo permitido por la Conmebol y la FIFA, obligue a sus clubes afiliados, vía Liga y ANF, que vuelvan a tener las Segunda, Tercera y Cuarta divisiones, que esas categorías disputen campeonatos anuales. Así como también se vuelvan a jugar campeonatos paralelos a los de la Liga, con los jugadores reservas.

El show del fútbol boliviano, con nuevos actores, comenzó; vamos a ver cómo y cuándo termina.