jueves, 25 de agosto de 2016

BOLÍVAR, CARENTE DE FÚTBOL CONTINUADO, CEDIÓ EL EMPATE AL ATLÉTICO NACIONAL


Inducido, Bolívar falló y permitió que Miguel Borja marque el gol el empate para el Atlético.
La Academia no tuvo la capacidad para concluir las jugadas creadas y definir el partido, falló en los momentos decisivos y cedió el empate, 1 x 1, al visitante Atlético Nacional de Colombia, creando un ambiente desfavorable para su clasificación a la próxima fase de la Copa Sudamericana.

Pese a marcar bien y a tener mayor pose del balón, Bolívar pecó por no dar continuidad a las jugadas, acabando siempre en el cruce al área adversaria, repitiendo al cansancio, la jugada más burocrática del fútbol.

El entrenador Beñat San José precisa corregir en Bolívar un defecto del fútbol boliviano: la poca movilización de los jugadores, deficiencia que no da chance al compañero que tiene el balón dominado, para realizar el pase. Y peor, cuando un jugador consigue dar el pase, en lugar de acompañar la jugada para recibir de vuelta el esférico, o llevar un adversario a la marca abriendo espacios, se queda observando la siguiente acción.

Con esa seria deficiencia, después de 15, 20 minutos, Bolívar pasa a ser un equipo fácil de marcar, facilitando la vida de los rivales.

Más canchero, el Atlético Nacional percibió ese detalle e indujo al equipo bolivarista a la falla. Falla que aconteció en el gol del empate, marcado por Miguel Borja, a los 69´.

Antes, a los 55, Juan Carlos Arce, había marcado la apertura, después de un deficiente tiro penal, aprovechando la sobra y cabeceando el balón.

Real Potosí y Blooming, sin físico        

Blooming, no resistió a la mejor organización futbolística y preparo físico del Junior de Barranquilla y perdió, como local, por dos goles a cero, con goles de Roberto Ovelar y Edinzon Toloza.

Real Potosí, tuvo sus carencias físicas colocadas a público y cayó goleado contundentemente, seis a cero, en su visita a Cerro Porteño del Paraguay. Rodrigo Rojas (2), Álvaro Pereira y Beltrán (3).

En los tres partidos, la superioridad de los adversarios bolivianos fue clara y se nota que tienen un mejor fútbol que los nuestros.

Por ello se hace muy difícil pensar en una clasificación a la próxima fase de la Copa Sudamericana.