miércoles, 23 de diciembre de 2015

BOLÍVAR Y LA COPA LIBERTADORES DE AMÉRICA


No creo que los dirigentes de fútbol deban administrar los clubes para agradar a la hinchada o a los comentaristas deportivos, periodistas o no.

Dirigentes deben ser, sobre todo, gestores.

Y los gestores tienen como objetivo principal la planificación futura, a partir de la inmediata.

Me imagino, o por lo menos creo así debe ser, los dirigentes de equipos bolivianos clasificados a la Copa Libertadores de América, que comenzará en poco más de un mes, hayan  planificado esa participación hace mucho tiempo, pues en el fútbol boliviano se sabe de esa participación con más de un año de antecedencia.

Siguiendo esa lógica, creo ser la peor opción pensar en un cambio de entrenador.

En el fútbol, cambiar de rumbo a medio de camino, cuando el objetivo principal ya está vislumbrado, es reconocer la poca capacidad para ser dirigente.

Cambiar de entrenador a esta altura, será recomenzar todo, sabiendo que los adversarios ya pasaron la mitad del percurso.

Si los dirigentes de Bolívar cambian de entrenador, estarán absorbiendo la perspectiva del fracaso.