lunes, 21 de diciembre de 2015

AL CAMPEÓN SPORT BOYS, SE LE VIENE UN COMPROMISO MUCHO MÁS DIFÍCIL


La Liga del Fútbol Profesional Boliviano tiene un nuevo campeón del torneo Apertura.

Sport Boys fue el equipo que menos errores cometió y el que más supo aprovechar los desencuentros de los otros.

El premio conquistado podrá ser usufructuado solamente el año 2017, pues se clasificó a la Libertadores de América de ese año.

Hasta allá, el mayor desafío del nuevo campeón será el demostrar que puede ser también el número uno en sostenibilidad deportiva.

Para ello, sus dirigentes tendrán que esforzarse y confirmar que no fue oportunismo y sí oportuna su presencia, demostrando avances en la gestión de la gestión administrativa. 

Hacer con que Sport Boys deje de ser un equipo de fútbol y sea una institución. 

En ese sentido, Sport Boys tendrá que buscar ser un campeón en todo el sentido de la palabra: con estatutos y dirigentes elegidos con base en los mismos estatutos y reconocidos por la Federación Boliviana de Fútbol,  informes económicos con demostración  de entradas y salidas de dinero, contratos de jugadores, cuentas bancarias en nombre de la institución, etc.

Exigencias esas, provenientes de la nueva política de la Conmebol que, por orden de la FIFA, no puede pagar ningún dinero a clubes asociados, por participación en torneos internacionales, inclusive derechos de televisación.       


Por todo ello, para Sport Boys, el campeonato comenzó exactamente el momento mismo en que se consagró campeón del Torneo Apertura de la Liga del Fútbol Profesional Boliviano.