miércoles, 29 de julio de 2015

LLEGÓ LA HORA DE REESTRUCTURAR EL FÚTBOL BOLIVIANO


Me pregunto por qué hay un silencio absoluto con relación a la actual situación del balompié nacional.

Parece que la aprehensión de los cuatro cabecillas de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), era lo que simplemente todos deseaban.

Y ahora, como por arte de magia, esperan, también, que los problemas se resuelvan.

Ledo engaño.

No creo que Chávez y compañía tengan condiciones de retornar a la dirigencia del balompié boliviano y menos hagan falta.

Y no creo que una simple asunción de otros nombres en esos puestos sea la solución.

Si deseamos el cambio estructural del fútbol nacional, el momento es éste.

A comenzar, que el Ministerio de los Deportes promueva  el análisis y debate público, con calma y sin prisas, de la Nueva Ley del Deporte, documento necesario para normar la actividad.

Porque el fútbol en particular y el deporte en general, es una actividad de interés público.

Para los apuros, como la participación de la selección boliviana en las Eliminatorias al Mundial de Rusia-2018,  que comienza en septiembre próximo, se deben encontrar soluciones inmediatas.

Una de ellas es que los presidentes de los 12 equipos de la Liga del Fútbol Profesional Boliviano, debieran asumir la responsabilidad colectiva de llevar adelante las actividades de la FBF, como la de indicar al nuevo entrenador de la selección, y gestionar y administrar los recursos que esa participación requiere.

También debe recaer en ese grupo, colectivamente, la gestión técnica del fútbol profesional nacional, en todos sus aspectos, hasta que la Nueva Ley del Deporte determine los derechos y obligaciones de la FBF en su relación con el Estado.

Me parece que las personas que desean llenar rápidamente  los cargos acéfalos en la Federación Boliviana de Fútbol, son exactamente, las que no quieren cambio alguno.

Porque la burocracia administrativa de la FBF puede continuar funcionando, con la actuación directa y colectiva de los 12 presidentes de los equipos de la Liga.  


Será, inclusive, una forma de demostrar la inoperancia de la Asociación Nacional de Fútbol (ANF), cuyo presidente también está aprehendido.