lunes, 30 de septiembre de 2013

LAS INCOHERENCIAS DE AZKARGORTA II


No es mi costumbre, porque simplemente creo que no es labor de los periodistas, hacerles el equipo a los entrenadores; creo que ellos deben ser los responsables y asumir esa responsabilidad, porque, inclusive, ganan muy buen dinero para eso. Sin embargo, en el caso de la selección nacional, los criterios usados para las convocaciones deben ser motivo de explicación por parte de esos profesionales, como Azkargorta.

El entrenador anunció la lista de convocados para el partido frente a Perú, el último por las Eliminatorias a Brasil 2014, y demostró una vez más sus incoherencias y sus deseos de mostrar trabajo de renovación en la selección nacional, cosa que no le compete.

Para comenzar, repite el error de llamar a Marcelo Martins Moreno que perdió definitivamente la confianza del entrenador Jayme y de la hinchada en el Flamengo de Rio de Janeiro, después de retornar enfermo de la selección boliviana en la última convocación. Por causa de eso, el futuro de Martins Moreno es incierto. Si me preguntará, le diría a Marcelo Martins Moreno que pida dispensa de la convocación e intente salvar su carrera en el mayor club brasileño de fútbol, quedándose en el banco de reservas esperando una oportunidad, porque las que tendrá serán muy pocas.

Otro absurdo de Azkargorta es el llamado de Edvaldo, jugador que deberá venir desde Tailandia, sin tener la certeza de que vaya a jugar. Y si fuere a jugar, ¿qué cambiaría? Nada, absolutamente nada, porque la selección, tanta es la falta de planificación en el fútbol nacional, solo volverá a reunirse en dos años, para la Copa América.

En ese sentido, al llamar a “jóvenes”, como Carlos Mendoza, Azkargorta  más parece querer tomarnos el pelo e intentar mostrarse como el que está renovando el fútbol boliviano.

Sería bueno que alguien le diga al vasco que renovación en el fútbol es obligación de los clubes en sus divisiones inferiores (y ni siquiera de la Asociación Nacional de Fútbol – ANF) y no de la selección principal. A la selección mayor deben llegar jugadores ya formados y con una buena trayectoria en el fútbol rentado, a no ser que se trate de un verdadero “fuera de serie”, lo que no es el caso.

De los demás jugadores convocados no converso, porque se trata de los mismos nombres, inclusive porque, repito, hasta mi amigo Gregorio, un buen garzón, los llamaría, porque no hay otros.