miércoles, 6 de junio de 2012

PRESIDENTA BRASILEÑA MARCA UN GOLAZO CONTRA LA FIFA

La presidenta Dilma Rousseff de Brasil, mantuvo en vigencia una de las conquistas sociales brasileñas más importantes.

Durante la Copa Mundial de Fútbol que se jugará en ese país en 2014, los estudiantes, personas de la tercera edad y beneficiarios del programa Bolsa Familia pagarán media entrada, tal cual manda la Constitución brasileña.

Parece una medida sin importancia, pero es un golazo contra la FIFA que intenta mostrarse siempre como una nación dentro de una Nación.

Recordemos que la entidad mayor del futbol mundial no permite que los gobiernos se inmiscuyan en las cosas del futbol. Y la Copa del Mundo es un evento privado, regido, controlado y organizado por una afiliada suya, en este caso, la Confederação Brasileira de Futebol (CBF).

La medida adoptada por la presidenta brasileña y publicada hoy en el Diario Oficial da União, dentro de la Ley General de la Copa, es un  precedente positivo porque quita, en la práctica y en el mayor evento futbolístico mundial, poderes a la FIFA, una entidad multimillonaria y que no rinde las debidas cuentas de sus movimientos económicos en país alguno.