jueves, 11 de junio de 2015

COMIENZA EN CHILE, LA COPA AMÉRICA MÁS IRÓNICA YÁ REALIZADA


Cuatro de las ocho primeras selecciones del ranking de la FIFA (Argentina, 3ª, Colombia, 4ª, Brasil, 5º, Uruguay, 8º) estarán en las canchas.

Seis de los 16 países (Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Uruguay y México) que participaron de los octavos de final de la última Copa del Mundo, en Brasil, disputarán el torneo.

Guerrero (Perú), Messi (Argentina), Neymar (Barcelona), James Rodrigues (Real Madrid) y Alexis Sánchez (Arsenal). Los millonarios oriundos de un fútbol rico, pero despojado por sus dirigentes. 
Diez y ocho grandes jugadores que militan en el fútbol europeo (Messi, Tevez, Macherano, Agüero, Di María, de Argentina; Neymar, Alves, William, Coutinho, de Brasil; James Rodrigues, Cuadrado, Martinez, Falcão, de Colombia; Sanchez, Vidal y Bravo, de Chile; Godin, Cavani, de Uruguay), desfilarán su fútbol en Chile. A ellos se suma José Paolo Guerrero, del Perú, que juega en el fútbol brasileño, y Marcelo Martins Moreno, militando en el balompié chino.

Y, lo mejor, sin favoritos absolutos, como en otras ocasiones, pues Argentina, Brasil Chile, Colombia y Uruguay, tienen las mismas posibilidades, por lo demostrado en los últimos meses. Ecuador, Paraguay y Venezuela, pueden sorprender. Bolivia, será sorpresa también, si consigue dar pelea.

Lo irónico es que esa gran fase de la mayor parte técnica del fútbol sudamericano, posibilitó, también, la creación de la red de corrupción más bien organizada de la historia de la Conmebol, entidad que organiza la Copa América.

El solo hecho de que Chile haya sido beneficiado por la renuncia de Brasil, en la organización de la Copa que hoy se inicia, ya es otra ironía. Porque los dirigentes brasileños de su Confederación, cuyo entonces presidente está preso en Suiza,  quisieron aparecer buenitos renunciando a la organización del torneo cediendo ese derecho a los chilenos, cuando en realidad la cuestión fue económica, ya que tuvieron temor de no conseguir sponsors un año después de concluida la Copa Mundial de Fútbol.

Otra ironía es que el torneo demuestra también lo injusto que es el fútbol actual, porque entre los protagonistas hay multimillonarios, como Messi y Neymar, entre otros pocos, que tendrán que jugar con otros futbolistas que sufren penurias para recibir sus míseros sueldos, caso común en el fútbol boliviano y peruano, también por ejemplo.


Así, la Copa América que hoy comienza, será realizada en medio a un ambiente poco conocido y que había sido habitual: fútbol de calidad, pero organizado por personajes insaciables en ganancias poco claras dentro de la Conmebol.