martes, 27 de enero de 2015

MUERTE EN EL FÚTBOL Y LA BURLA CONTRA BOLIVIA EN BRASIL

Lamentira de Helder Alves Martins, debidamente premiada por bandidos del fútbol brasileño.
 Hace dos años, precisamente el 20 de febrero de 2013, en Oruro, perdía la vida Kevin Beltrán Espada, víctima de un foguete disparado del medio de la hinchada del Corinthinas, equipo con el que San José disputaba un partido por la Libertadores de América.

Entonces, 12 “torcedores” corintianos fueron detenidos y cerrados en la cárcel de San Pedro, en Oruro.

Para sacar a los 12 sospechosos de la casa de detención, un joven de 17 años, se declaró culpable en Sao Paulo y como era menor de edad, la justicia brasileña impidió conocer su nombre y no fue detenido.

Helder, entonces con 17 años, se auto incriminó; hoy, recibe su premio. 
Inmediatamente,  “Gavioes da Fiel” barrabrava del Corinthians expulsó al joven de sus registros, porque “no deseaba tener entre sus asociados a personas con esos antecedentes”.

Toda la opinión pública boliviana y brasileña que acompañaba el caso, entendió que esa situación fue montada e inclusive la embajada brasileña en La Paz se empeñó en que pareciera verdad, apoyada en diputados y en el ex presidente Lula.

Pues bien, como “la mentira tiene patas cortas” el joven que se auto incriminó apareció: se llama Helder Alves Martins, hoy con 19 años (foto inicial)  y trabaja justamente en un sector de la Escuela de Samba “Gavioes da Fiel”, donde recibe sueldo, ayuda de costo para sus estudios y tiene mucho prestigio.

El proceso fue archivado hace 15 días "por falta de materialidad de pruebas" y el verdadero o los verdaderos asesinos de Kevin Beltrán Espada ciertamente cometiendo más fechorías.