martes, 27 de enero de 2015

HIPOCRESÍA EN EL DEPORTE BOLIVIANO


De nuestra conversación con el ministro de los Deportes Tito Montaño,  anoche en el programa Tarjeta Verde, de Televisión Universitaria, tres constataciones muy importantes.

La primera, que los dirigentes del deporte boliviano, precisamente la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) y del Comité Olímpico Boliviano (COB), no tienen la mínima buena voluntad de cambio para el deporte nacional, pues, ninguna de esas entidades respondió el documento enviado por esa secretaría de estado con el anteproyecto de la nueva Ley del Deporte.

Siquiera las secretarías departamentales y municipales de deportes se manifestaron.

La segunda, es que todos los actores del deporte nacional, inclusive las entidades representativas de los periodistas deportivos, demuestran una hipocresía única con su discurso de que “es necesario cambiar la estructura del deporte boliviano”, pero en el momento  de actuar, todos meten la cabeza debajo de la tierra. En el fondo parece que todos defienden el corporativismo y nadie quiere cualquier cambio.

El primer plazo para que todos hagan sus observaciones y/o concordancias con la nueva Ley del Deporte, venció el 22 de enero y nada.

La tercera, que  el gobierno se muestra condescendiente, al ampliar el plazo hasta el 14 de febrero, después de esa espera, el anteproyecto será enviado a la nueva Asamblea Plurinacional para su análisis, discusión y aprobación.

Y, ahí, todos tendrán que actuar bajo las  nuevas leyes nacionales para el deporte.