sábado, 9 de julio de 2016

LO POSITIVO Y LO NEGATIVO DEL “TORNEO DE INVIERNO” QUE COMIENZA HOY EN EL FÚTBOL BOLIVIANO


El torneo que se juega a inicio del año futbolero, llamado de Copa de Invierno, se inicia hoy.

Si preguntásemos a los entrenadores que realmente trabajan profesionalmente en el fútbol boliviano, si ven con agrado este tipo de eventos, creo que responderían que no.

Porque significa un primer examen respecto de sus conocimientos y, con el poco tiempo de trabajo, esos juzgamientos suelen ser, a veces, injustos.

El hecho de que la asistencia de público haya sido siempre considerable, se basa justamente en ello.

El hincha quiere y desea saber cómo está su equipo con las nuevas contrataciones, es normal.

Normal para los aficionados.

Pero nada bueno para los entrenadores profesionales, porque saben que tropiezos de individualidades y de equipos, significa tener que trabajar el lado anímico para recuperar futbolistas que, eventualmente, no impresionaron bien en el torneo amistoso, así como justificar equívocos tácticos. Y todo, en inicio de temporada.

Esa situación negativa aumenta considerablemente, debido a que, sin ningún acierto técnico, se programan partidos clásicos, juegos que todos desean vencerlos.

El entrenador César Farias y el presidente César Salinas, de The Strongest, planificaron bien, y llevarán al primer equipo a Ecuador, para realizar la pre temporada.
En ese sentido, inteligentemente  el entrenador de The Strongest, Cesar Farías, anunció que llevará a su equipo principal al Ecuador, donde realizará su preparación lejos de las miradas críticas, enfrentando adversarios con roce internacional.  


Los premios del “Torneo de Invierno”

Aunque los organizadores no puntualizaron a cuanto alcanza la inversión que hacen para realizar el torneo, se sabe que el campeón ganará 80 mil dólares y jugará en fecha posterior un partido internacional contra un equipo europeo; el sub campeón llevará 40 mil dólares; y el tercer colocado, embolsará 20 mil dólares. Por otro lado, se conoce también que cada equipo participante recibirá el 65 por ciento de lo recaudado en casa; los organizadores se quedan con el 35 por ciento.

Comprendemos que para algunos dirigentes de equipos de la Liga, debido a sus precarias situaciones económicas, esos números sean motivo de alegría, desde que sean vencedores.