martes, 10 de mayo de 2016

EL GOBIERNO BOLIVIANO OBTIENE LA PRIMERA VICTORIA CON LA NUEVA LEY NACIONAL DEL DEPORTE


Si señoras y señores, acrediten, en la imagen que ilustra este post, está escrito el acuerdo al que llegaron el Ministerio de Deportes y la Liga del Fútbol Profesional Boliviano.

Es un papel sin ningún membrete, sin fecha, que da la lamentable impresión de no ser oficial. Pero lo es, porque, en él, están las firmas del ministro Tito Montaño, del presidente de la Liga, Marco Ortega, del secretario general de la Liga, Hormando Vaca Diez, y del tesorero de la Liga, Jaime Oña.

La precariedad física del documento se debe a que la reunión estaba marcada simplemente para que la dirigencia de la Liga presentase los documentos de la entidad, para que el Ministerio de Deportes la reconozca.

Pensándose oportunistas de los buenos, los dirigentes aprovecharon la reunión para que el ministro Tito Montaño firmase un acuerdo de cinco puntos. El ministro no tuvo ningún inconveniente en firmar, pues sabe que, en el fondo, esos cinco puntos representan que, ahora, los dirigentes del fútbol boliviano tendrán que actuar respetando lo que la Ley Nacional del Deporte determina, ley que no era aceptada con el argumento de que el fútbol boliviano solo responde a las directivas de la FIFA.

Lo que los cinco puntos del acuerdo dicen, en copia literal (inclusive con sus errores de redacción), es lo siguiente:

1.    “La Liga del Fútbol Profesional Boliviano procede en la presente fecha a presentar los documentos requeridos para su reconocimiento deportivo por parte del Ministerio de Deportes. El Ministerio de Deportes revisará la documentación presentada para proceder con el reconocimiento de la Liga del Fútbol Profesional Boliviano.  
2.     Tras la explicación del alcance de la Ley Nacional del Deporte y la aclaración de la no intervención del estado, los representantes de la Liga del Fútbol Profesional Boliviano expresaron su acuerdo con el texto de la Ley Nacional del Deporte.   
3.    Ambas instituciones conformarán comisiones de trabajo para desarrollar la Reglamentación de la Ley del Deporte. El ministerio de Deporte cursará las notas oficiales convocando al trabajo conjunto. La Liga del Fútbol Profesional Boliviano se comprometió a cursar notas a cada uno de los clubes para el cumplimiento del registro ante el Ministerio de Deportes.
4.    Los representantes de la Liga del Fútbol Profesional Boliviano reconocen y se comprometen a respetar y acatar las normas jurídicas del Estado Plurinacional de Bolivia.

5.    El Estado podrá establecer los mecanismos de apoyo de acuerdo a la  Ley Nacional del Deporte y su Reglamentación.”

Parece que los dirigentes de la Liga salieron contentos porque el ministerio se comprometió a “no intervenir” (sin especificar en el documento a qué tipo de intervención se refieren) y  establecer “mecanismos de apoyo”.

Obvio que el gobierno no va a intervenir en asuntos del fútbol, pues esa es incumbencia técnica de la FIFA. Pero, sí, podrá intervenir, por  ejemplo, en asuntos relacionados a dineros que llegan provenientes de la FIFA y/o entidades afines, en nombre de Bolivia. Bien como en lo relacionado a contratos de trabajo entre clubes y futbolistas.

Resumiendo, la Liga del Fútbol Profesional Boliviano y sus clubes afiliados, deberán llevar libros contables y declararlos anualmente a instancias impositivas pertinentes, cosa que nunca lo hicieron.


La cancha comienza a ser rayada.