martes, 30 de septiembre de 2014

CANDIDATOS A LA PRESIDENCIA DE BOLIVIA, IGNORAN AL DEPORTE


 Participé como periodista panelista del evento “Propuestas para Bolivia”, organizado por la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) y transmitido, en vivo, por Televisión Universitaria, por medio de RUBI - Red Universitaria Boliviana de Información.

En cuatro semanas, estuvieron presentes los candidatos a la presidencia y vice presidencia de Bolivia, para presentar sus programas de gobierno; respectivamente, Tuto Quiroga y Tomasa Yarhui, del Partido Demócrata Cristiano (PDC); Fernando Vargas y Margot Soria Saravia, del Partido Verde (PV); Juan del Granado, del Movimiento Sin Miedo (MSM) (su candidata a la vice presidencia, Adriana Gil, no asistió); y Samuel Doria Medina y Ernesto Suarez, de Unidad Demócrata (UD).

Infelizmente, ninguno de los candidatos presentó propuestas relacionadas al deporte y, a los que les pregunté, no supieron responder a mis preguntas referentes al deporte, demostrando no tener conceptos e ideas, y mucho menos programa, para ese sector importantísimo del país.

El deporte simplemente no figura en ningún programa de gobierno.

Los candidatos Evo Morales y Álvaro García Linera, del Movimiento al Socialismo (MAS), no atendieron a la invitación de la UMSA, pero vi y oí sus entrevistas dadas al periodista Toto Arévalo, del programa Deporte Total-TV, en la Red ATB; y al programa radial La Red Deportiva, de Radio Compañera, respectivamente.

Lo mismo, ambos candidatos y actuales gobernantes, prefirieron contar sus experiencias personales con el deporte y respondieron superficialmente respecto de políticas deportivas, optando por enumerar la entrega de predios deportivos.   

Lamentable, todos, repitieron frases hechas y conceptos ligados a la frase “deporte es salud” y “hay que ayudar  al deporte”.

Para mí, quedó claro que ninguno de los candidatos percibe que el deporte (sobre todo el fútbol) es la actividad más importante de las sociedades y las economías modernas, porque cría empleos y genera divisas económicas.