miércoles, 30 de octubre de 2013

COSITAS DEL FÚTBOL BOLIVIANO


Fútbol sin marca

Analizo con atención los resultados de la jornada 12 del torneo Apertura de la Liga del Fútbol Profesional Boliviano y me pregunto: ¿Alguien en sana consciencia puede afirmar que éste o aquél equipo es el favorito para vencer la competencia?  

Al ver los resultados y comparar lo que cada uno de los equipos hizo la fecha anterior, constato que una palabra en plural define a todos: Altibajos.

Y altibajos en el fútbol quiere decir irregularidad, así de simple.

Me di el trabajo e ver en el programa Deporte Total, varias veces, la repetición de los goles y constaté que el 90% de ellos fueron convertidos en fallas grotescas de marca de cada uno de los equipos.

Eso es preocupante, porque uno de los fundamentos para el buen funcionamiento de un equipo de fútbol es justamente la marca.

Muchos equipos están confundiendo marcar con desarmar; o no entienden lo que significa  marcación pasiva o activa; marcación a presión por zona o individual.

Todo es un verdadero caos en el fútbol nacional cuando se trata de marcar.

Por eso es que tenemos dos o tres goleadores del mundo, creo.

Villegas y Veizaga

Otro de los problemas crónicos del fútbol nacional es la indisciplina.

En ese sentido, fue lamentable el comportamiento del jugador Veizaga ante a la decisión del entrenador Eduardo Villegas de cambiarlo, durante el último partido de The Strongest, frente a Universitario, en Sucre.

En esos casos (y son muchos en el fútbol mundial), el jugador, por no respetar la decisión del entrenador, por faltar el respeto al elenco de compañeros y al público presente, debe comenzar en el próximo partido, sentado en el banco de reservas. Así de simple.

Quiero y deseo ver la actitud que va a tomar Eduardo Villegas, que viene caracterizándose por ser un profesional justo.

Ojo, eso independe de las disculpas del jugador.

Sport Boys Warnes

La anunciada renuncia del presidente de Sport Boys, Mario Cronembold, que ascendió recientemente a la Liga, es el resumen del estado caótico en que se encuentra el fútbol “profesional” boliviano.

En realidad, y sin querer faltar el respeto a la ciudad de Warnes, a ese equipo nunca debería haberle sido permitida su participación en la Liga, pues va contra todo principio que la palabra profesionalismo denota.

A comenzar, porque no es un club con estatutos y su dirigencia (si es que tiene) no fue constituida como mandan las normas FIFA y, además, por no contar con un escenario apto para disputar un torneo oficial.

 El resultado no podía ser otro.

¿Alguien duda que se viene una crisis en un equipo donde los jugadores dejarán de recibir sus sueldos y lo poco de fútbol que mostraba desaparecerá, con el consecuente retorno a la segunda división?

Y más. ¿Recuerdan lo que pasó a Iberoamericana y a La Paz FC?

Néstor Clausen y Wilstermann

El competente entrenador de y mundialista, Néstor Clausen, desmintió su alejamiento del equipo aviador, debido a una discusión que tuvo con Ronald Rodríguez, presidente del comité técnico de Wilstermann .

Medida acertada del entrenador.

Creo que el presidente de dicho “comité”, debe agradecer a Clausen porque el argentino es uno de los directos  responsables (los otros son los jugadores, claro) por la buena campaña del equipo cochabambino que hace poquísimo tiempo estuvo amargando la segunda división del fútbol boliviano.

Hay muchos dirigentes (no sé si es el caso de Rodríguez, no lo conozco) que osan interpelar a personas que entienden mucho de fútbol, como en el caso de Néstor Clausen, que ya disputó una Copa del Mundo nada más ni nada menos que jugando por la selección argentina. Y además, porque en su currículo constan campeonatos ganados dirigiendo a los considerados grandes de Bolivia.