martes, 8 de octubre de 2013

METÁFORA (MÚSICA Y FÚTBOL)



Talentos son desperdiciados día a día en el mundo artístico.

Y así como la música y el teatro, por ejemplo, el fútbol también es arte, pese a que artistas, hoy, aparecen pocos.

Messi y Neymar son verdaderos artistas del balón.

La pregunta es: ¿Cuántos messis y neymares se perderán en el mundo por falta de oportunidades?

América Latina es, sin duda, la campeona en desperdiciar talentos para el deporte. Por falta de políticas públicas.

Pero Bolivia, en particular, se está especializando en preterir verdaderos talentos gracias a las llamadas “escuelas de fútbol” que en realidad no pasan de centros de entretenimiento para quien tiene dinero.

Imaginémonos cuántos niños bolivianos estarán por el país adentro trabajando en las plantaciones y cosechas, fábricas de carbón, o en las grandes ciudades con el rostro cubierto por la vergüenza de ser lustrabotas, en lugar de estar estudiando y/o practicando deportes.

En la música es igual.

Pero hasta en grandes países como Brasil se cometen esas injusticias sociales: talentos perdidos por falta de oportunidades que la sociedad tiene la obligación de dar.


El video que acompaña este texto es prueba de cómo un hombre llamado Ruan Velasco, en lugar de estar en los escenarios cosechando aplausos y deleitando a las personas con su música, se encuentra vendiendo dulces en los semáforos de las calles de São Paulo para poder subsistir.