viernes, 18 de mayo de 2012

CUATRO EQUIPOS DISPUTAN EL DERECHO A JUGAR EL APERTURA-2012 EN LA LIGA

La Paz FC contra Destroyers y Guabirá contra Wilstermann jugarán este fin de semana para definir cuál equipo jugará en la Liga del Fútbol Profesional Boliviano, a partir de julio, cuando comenzará el Torneo Apertura del presente año.
Noten que escribo EQUIPO  y no CLUB.

Porque en el fútbol boliviano abundan los equipos y no pasan de 5 los clubes.

Y pensar que pasa por la cabeza de los “iluminados” dirigentes nacionales, el aumentar (para más de 12) el número de equipos en el grupo profesional.

Nada más insano para un país que no tiene carreteras aptas; no tiene aeropuertos capaces de recibir aeronaves modernas; no posee, en fin, infraestructura capaz de soportar el flujo de viajantes que el futbol necesita.

Pero, lo que más alarma, es que los capos de la Federación y de la Liga argumentan que “aumentar la cantidad de equipos es unir al país a través del deporte”.

Ese discurso está bueno para el gobierno (que apoya la idea por motivos obvios) pero no para los que nada tienen que ver con política partidaria como, entiendo, los deportistas.

Un solo dato ya desdeña, desde ya, la idea: en muchas capitales del país no existen campos de juego oficiales y en condiciones de recibir público, lo que es una invitación a promover desgracias.

La Paz FC, Destroyers, Guabirá y Wilstermann, que disputarán el llamado ascenso-descenso indirecto, son “instituciones” (pese a tener cierta historia sobre todo Wilstermann) que actúan cerca de la marginalidad, porque nadie sabe de estatutos, movimientos económicos, dirección, patrimonio, etc, etc. Son dirigidas por personas que tienen intereses diversos, pero que están muy lejos de haber sido elegidos democráticamente.