jueves, 24 de mayo de 2012

¿BOLIVIA NECESITA DE ASKARGORTA? ¿O ASKARGORTA NECESITA DE BOLIVIA


Después de superar dos enfermedades, el entrenador Gustavo Quinteros reasumió la conducción de la selección nacional con vistas a los encuentros contra las selecciones de Chile, el 2 de junio, y Paraguay, el 9 de junio.
Al contrario de sus rivales, Bolivia (Quinteros) no tiene , hoy, un equipo considerado titular.
Hay dudas en las tres líneas, comenzando en el arco.
Los periodistas deportivos, insisten en hacerle el equipo a Quinteros, como si faltara asunto para informar y comentar.
Por el contrario, Xabier Askargorta (que aún vive de la fama y del dinero que la clasificación boliviana al Mundial de EEUU-94 le dio),  más contenido en sus declaraciones, se colocó a las órdenes de Quinteros para “colaborar”.
Parece que estamos en el momento preciso de discutir y analizar al fútbol nacional, recordando el pasado (Askargorta), viviendo el presente (Askargorta) y pensando en el futuro (Askargorta).
No creo que el basco haya vuelto a Bolivia simplemente porque está enamorado (dicen que se casará con una boliviana). Más bien, creo que lo hizo porque sabe que hasta ahora, 18 años después, aún es un hombre querido  y respetado en Bolivia, un país carente. Y eso, claro, redunda en ganancias económicas. Para él.
Así estamos. Sin renovación, sin perspectiva. Todavía vivimos de la era Askargorta. Desde el Jefe del Estado, hasta el último hincha.
Y me pregunto: ¿Por qué Askargorta no asumió la dirección técnica de la Selección, si es “el más indicado”?
Y no que no le hayan ofrecido el cargo.
Askargorta no asume porque sabe que hoy no existe la casualidad (y causalidad) de haber jugadores que, sin ser brillantes, formaban un bloque homogéneo, como fue el equipo del ´94.
El basco no es tonto, al contrario.
En realidad, no quiere “quemarse” porque significaría perder su mina de oro.