martes, 11 de marzo de 2008

Pelé, Maradona y la solidaridad



Mientras el ex rey del fútbol, Pelé, declara abiertamente su apoyo al veto a la altura y prefiere firmar un acuerdo con su ex desafecto Ricardo Teixeira (foto al lado), presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), Diego Armando Maradona (foto arriba), ratifica su apoyo a la causa boliviana y al derecho de jugar con pelota en la ciudad de La Paz y en cualquier otra que se encuentre a más de 2.570 metros s.n.m.

Como siempre, los dos mayores futbolistas de la historia andan en contramano.

No se parecen en nada y tienen objetivos diferentes.

El uno, Pelé, busca siempre negocios que engorden su cuenta bancaria, mismo que para eso tenga que reatar relaciones con quien él acusó de corrupto y no apto para dirigir el fútbol brasileño.

El otro, Maradona, intenta ganar su dinerito jugando “fútbol-8” con la “selección” argentina.

El uno, Pelé, se separa cada vez más del lado social del deporte y se involucra en lo puramente lucrativo.

El otro, Maradona, se envuelve cada vez más con eventos que no solo dicen a lo intrínsecamente social, como también lo político.

Mientras el uno, Pelé, comenzará la próxima semana su papel de “diplomático” encargado de divulgar la Copa del Mundo Brasil-2014 a cambio ciertamente de una buena remuneración, el otro, Maradona, estará el próximo día lunes, 17, en el estadio Hernando Siles, jugando un partido entre la “Selección de Maradona” y la “Selección de Evo Morales”.

Las ganancias que Pelé propiciará con su trabajo, irán directamente a las arcas de la CBF (entidad millonaria y sin control alguno a no ser de sus propios miembros), mientras que la recaudación conseguida en el Siles de La Paz, será destinada a los miles de desabrigados del Departamento del Beni, castigados por el fenómeno “La Niña”.

El "love, love, love..." que Pelé utilizó en su despedida del fútbol, me parece cada vez más falso.

Y me suena cada día más verdadera la despedida de Maradona, que supo asumir sus problemas de drogadicción, pero que busca reivindicarse por el camino más fácil, la solidaridad.

En lo único que se parecen el uno y el otro, es en el hecho de haber salido de familias humildes…

Menos mal que la embajada de Brasil anunció que su gobierno ya envió importante ayuda a los damnificados y que mañana, 12, llegará otro avión militar transportando 15 toneladas de medicamentos.