viernes, 19 de febrero de 2016

BOLÍVAR VENCE, PERO NO CONVENCE

Con mayor movilidad, Juan Carlos Arce le da más poder ofensivo a Bolívar.   
Como no podía ser de otra forma, Bolívar se quedó con los tres puntos, después de vencer al frágil Petrolero, 2 a 0, por el torneo Clausura, con goles de Callejón.

Sin embargo, lo que preocupa, después de la sexta fecha del campeonato, es el capricho del entrenador Insua, en dejar a Juan Carlos Arce en el banco, lo que, producto de ese equívoco, hace con que Bolívar aún no tenga un equipo con volumen de juego.

Insistir con la presencia de Cellerino y Borghello en el ataque, es persistir en un equipo con poca presión de salida al adversario y, al mismo tiempo, con una ofensiva dependiente del medio sector, sobre todo de Callejón, y de los laterales volantes Capdevilla y Saavedra.

Las veces que ingresan Arrascaita y Arce, Bolívar pasa a ser un equipo con mayor movilidad y alternativa para el pase, lo que redunda en mayor imprevisibilidad, por lo tanto, con más sorpresa y velocidad, fundamentos necesarios para disputar una Libertadores.