sábado, 10 de octubre de 2015

LA SELECCIÓN BOLIVIANA Y LA INTIMIDAD DE SU CAMARIN


En un país donde el fútbol es llevado con seriedad, dos horas antes de un cotejo, los jugadores  se internan a los camarines para mentalizar el partido y concentrarse en lo que tendrán que realizar dentro de la cancha.


A esa intimidad, solo tienen ingreso, por fuerza de su trabajo, el Cuerpo Técnico, Médico y de utilería.



Dirigentes y otros curiosos, sean amigos o parientes de jugadores, saben que su presencia es incómoda e inoportuna. Son códigos que se respetan.


Pero en Bolivia, en la misma intimidad de la selección nacional de fútbol, eso no pasa, no interesa, no es importante.

En la foto, Victor Hugo Perez, entre el ex futbolista Chichi Romero, y el entrenador Julio César Baldivieso.
Quien se encargó de mostrar ese caos, es Víctor Hugo Pérez, abogado, y extremadamente crítico de la administración de Carlos Chávez, ex presidente de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), actualmente detenido.



Pese a desconocer códigos íntimos del fútbol profesional, Perez, hoy, tiene toda la confianza de la actual directiva interina de la FBF y no dudo que ocupe algún cargo remunerado, pues luce hasta el uniforme oficial de la selección.


Tanta confianza tiene Pérez, que se dio la libertad de divulgar por Facebook, la intimidad (que por las imágenes no es tan íntima) del camarín de la selección boliviana de fútbol, momentos antes de su encuentro con Uruguay.

Creyéndose poderoso, Víctor Hugo Perez luce, orgulloso, credencial y uniforme oficiales de la selección boliviana de fútbol.
Si fuese un fotografo deportivo el que registre esas imágenes en los camarines, sería inmediatamente reprendido y sacado de lugar.

Pero…