martes, 13 de octubre de 2015

EN ESCENARIO DIFÍCIL, ECUADOR VENCE A BOLIVIA 2 X 0


Partido difícil de analizar tácticamente, sobre todo en el primer tiempo, debido al campo de juego completamente encharcado.

De los cambios realizados por el entrenador Baldivieso, se esperaba algo nuevo, pero el fútbol del equipo boliviano continuo siendo el mismo que enfrentó a Uruguay: sin imaginación para la creación y sin un sentido ofensivo claro.

Teniendo como principal enemigo al agua concentrada en el campo de juego, los ecuatorianos intentaron dar un poco de claridad a su ataque y llegar con claridad al arco boliviano. Sin embargo, hay que reconocer, los jugadores bolivianos defendieron con todo y por todo lado.

Mejorando las condiciones del escenario, en el segundo tiempo, con el pasar de los minutos, las cosas se pusieron más claras.

Ecuador comenzó a tocar más y a llegar con posibilidades ciertas, dándole nuevamente al arquero Vaca, la chance de destacarse como el mejor jugador boliviano.

Y cuando un arquero se destaca, es porque el equipo contrario está jugando con más peligro.

A los 72 minutos, la jugada más bonita se constituiría también en la más importante, pues Bolaños dio un pase en la intermediaria y corrió más de 20 metros para recibir el balón de vuelta y colocarlo por debajo del cuerpo de Vaca, marcando el 1 a 0.

En dos oportunidades, a través de Jazmani Campos, en balón parado, Bolivia llevó peligro al arco rival, jugadas que, sin embargo, no incomodaron a los locales que continuaron atacando con mucha claridad.  

Irónicamente, el campo más seco y las mejores condiciones del gramado, demostraron la ausencia  casi absoluta de propuestas ofensivas del equipo boliviano, que continuó defendiéndose en su propio territorio.

Por las circunstancias, el equipo de Gustavo Quinteros ya estaba contento con el 1 x 0, pues la naturaleza les hizo un partido difícil.

Hasta que al filo del cotejo, el árbitro brasileño Ricci marcó un penal que, en verdad, no aconteció, ya que Vaca tocó primero el balón y tuvo un choque consecuente con la jugada, con el atacante ecuatoriano.

Penal bien cobrado por Caicedo y el 2 x 0 definitivo.

Venció el mejor, con justicia.