lunes, 18 de agosto de 2014

JULIO CÉSAR BALDIVIESO Y MAURICIO SORIA

Mauricio Soria y Julio César Baldivieso, buenos como jugadores y entrenadores, pero...
CUANDO LA HUMILDAD SE HACE NECESARIA

Escribo antes mismo de que se juegue el partido entre Blooming x Petrolero en Santa Cruz de la Sierra, esta noche, por el torneo Apertura de la Liga.

Partido ese que, personalmente, espero con curiosidad, pues me encuentro interesado en el trabajo de Mauricio Soria, el cochabambino entrenador del equipo cruceño.

Él forma parte de un dúo de entrenadores a los cuales les gusta estar en evidencia y tienen un especial apego a los medios periodísticos.

Al lado de otro cochabambino, Julio César Baldivieso, Soria acostumbra escoger sectores en quien apoyar sus triunfos y fracasos.

Y generalmente, cuando los árbitros no son el blanco de sus críticas, el periodismo deportivo o los dirigentes, son el albo de sus dardos.

A sus jugadores les economizan las críticas públicas, porque saben que precisan de ellos.

Ambos son mediáticos, sin ser necesariamente buena noticia.

Coincidentemente, a los dos, que saben del oficio, les va mejor cuando trabajan ahorrando palabras y sin procurar las cámaras.

En ese sentido, bien comportado, Soria está armando un Blooming competitivo, solo espero que no sea apenas un espejismo.

Por su lado, Baldivieso, que tiene en manos a un buen elenco y hasta ahora está sabiendo utilizarlo, su éxito será proporcional al fin de un ambiente tenso por él creado en el episodio Beródia y, sobretodo, hacer olvidar a los orureños del San José, su comportamiento poco ético, al irse llevando en su equipaje a elementos que formaban parte importante del equipo santo.

Los dos entrenadores cochabambinos demostraron dentro y fuera de las canchas su valor, como jugadores y entrenadores, pero les falta convencerse que los actores principales, las estrellas, son, ahora, los que dan espectáculo, o sea, los jugadores.

A los que dirigen y preparan el espectáculo, a los entrenadores, les toca estar detrás de las cortinas, es mejor.