viernes, 22 de agosto de 2014

EL GOBIERNO HA INTERVENIDO AL FÚTBOL DE LA PAZ, BOLIVIA


El estadio Siles está en arreglos y la ciuda de La Paz sin fútbol profesional.
INTOCABLES EN CASA AJENA

La situación que vive el fútbol de La Paz, sede del poder político boliviano, es una muestra de cómo, sin herir los “estatuos de la Fifa” (que prohíben que los gobiernos se entrometan en el fútbol de sus afiliados), el gobierno de Evo Morales puede paralizar los torneos de la Liga del fútbol Profesional Boliviano y exigir un mínimo  de vergüenza y corrección de sus dirigentes.

Para ello, bastaría que todos los estadios de Bolivia sean cerrados para mantenimiento.

Y listo.

¿Dónde realizarían sus campeonatos los afiliados a la Federación Boliviana de Fútbol (FBF)?

Los dirigentes quieren eternizarse en sus cargos, la selección nacional juega amistosos, la FBF cobra en el exterior para no pagar impuestos y nadie sabe dónde va ese dinero: no quieren ser investigados, no desean regirse a normas fiscalizadoras, no divulgan sus libros contables, en fin, amenazan con la disculpa de suspensión del fútbol boliviano por parte de la Fifa, pero los clubes bolivianos siquiera tienen un escenario deportivo propio.

Todos los estadios donde los “intocables” juegan sus torneos, pertenecen al estado:

Hernando Siles (Bolívar y The Strongest), La Paz; Félix Capriles (Wilstermann), Cochabamba; Jesús Bermudez (San José), Oruro; Tahuichi Aguilera (Oriente Petrolero y Blooming), Santa Cruz de la Sierra; Víctor Agustín Ugarte (Real Y Nacional), Potosí; Patria (Universitario), Sucre.

Los “estadios” de las otras ciudades, Warnes, Chaco y Pando, donde juegan Sport Boys, Petrolero y Universitario, respectivamente, son apenas canchas con césped.