martes, 23 de julio de 2013

TARJETA ROJA PARA FABOL, LA FEDERACIÓN Y LA LIGA

Pasa  un año, entra otro; termina un campeonato, comienza otro, y la cosa continua la misma.

Digo cosa, porque no encuentro otra palabra para calificar lo incalificable.

Primero, los clubes de la Liga, irresponsablemente, firman contratos con cifras económicas que nunca cumplen.

Segundo, FABOL (Futbolistas Asociados de Bolivia), que no tiene dentro de sus negociadores a ningún jugador en actividad, espera que los torneos estén prestes a comenzar, para presionar, actuando de una forma irresponsable y poco ética.

Tercero, los “pilatos” de la Federación se lavan las manos.

Lo que más llama la atención es que los dirigentes de la Federación, de la Liga y de Fabol, son los  mismos hace muchos años, o sea, el problema ya se hizo personal y no institucional. ¿No hay renovación en la dirigencia de esas entidades?

A ello se suma la inoperancia e intransigencia de los abogados de clubes, sobretodo el de Oriente Petrolero (sinceramente no recuerdo su nombre y no me parece necesario), que año tras año viene fustigando a la dirigencia de la Federación y de la Liga, colocando los intereses (a veces no concretos) de su club, por encima del fútbol nacional.

Uno de los asuntos que están por impedir el inicio del torneo Apertura y que fue colocado por FABOL encima de la mesa, es una deuda que tiene Oriente Petrolero con su ex entrenador Erwin Sánchez. 

Me pregunto: ¿qué tiene que ver FABOL (que debiera representar a los jugadores en actividad) en una deuda de un club con un entrenador? Ese es un asunto para el Ministerio de Trabajo, si es que hay un contrato registrado (lo que dudo), ministerio ese que debería cuidar también del atraso  de sueldos de los clubes con los jugadores.

O sea, en el fútbol boliviano, está todo mezclado, no hay normas, no hay respeto y, lo peor, no hay ética. Todos hacen lo que quieren; acreditan en sus propias razones e intereses.

¿A propósito, en dónde está la Ley del Deporte?