martes, 23 de julio de 2013

EL FÚTBOL Y LA MÚSICA ESTÁN TRISTES EN BRASIL



Con apenas una hora y media de diferencia, murieron hoy dos exponentes de la cultura popular brasileña.

Corrían las 18h00 y el aire de São Paulo fue el último que José Domingos de Morais, conocido como Dominguinhos, respiró.  

Nascido de una familia humilde de Garanhuns, estado de Pernambuco, se constituyó uno de los mejores “sanfoneiros” (acordeonistas) de la historia de la música popular brasileña.

Contando apenas con seis años de edad ayudaba al sustento de la familia tocando en los mercados populares, al aire libre.

Fue vencedor del premio Grammy Latino en 2002 con el CD "Chegando de Mansinho". (“Llegando Suavecito”).


Murió después de luchar durante seis años contra el cáncer en el pulmón.

-----------



Eran las 19h30 cuando, a los 84 años, en Uberaba, Minas Gerais, nos dejó Djalma Santos, uno de los mejores laterales derechos de la historia del fútbol brasileño; jugó 4 copas del mundo (1954, 58, 62 y 66) y ganó dos (1958 y 1962).  

Maestro destacado de la “Academia” llamada Palmeiras, equipo que defendió entre 1959 a 1968 y al que llegó después de defender a la Portuguesa de São Paulo, encerró su brillante carrera en 1970 jugando en el Atlético Paranaense, a los 41 años.  

Fue un innovador en el fútbol, porque dejaba con autoridad  la rígida lateral, para desfilar por el medio sector, cuando eso era impensable; y lo hacía con mucha genialidad.

Murió debido a una neumonía grave.