miércoles, 12 de enero de 2011

SEAMOS RESPONSABLES



Definitivamente, no queremos que el futbol boliviano se profesionalice. Y lo peor es que los propios dirigentes se encargan de impedirlo.

A toda costa, el presidente de La Paz FC, Mauricio Gonzales, quiere que su equipo juegue sus partidos en el estadio Los Andes de la ciudad El Alto, en una demostración de que lo último que interesa es la seguridad de las personas.

El escenario andino no reúne las condiciones necesarias para abrigar espectáculos de fútbol que llevan gran cantidad de público; tener un campo de juego planito y bien cuidado no es suficiente. Los estadios profesionales están compuestos por estructuras adecuadas dentro y fuera del campo de juego que atienden a las estipulaciones de la FIFA, siendo que una de ellas, la más importante, es que posea capacidad mínima de 15 mil personas cómodamente sentadas y en el referido estadio solo caben 10 mil hinchas.

Los miembros de la Liga del Fútbol Profesional Boliviano tendrán la última palabra y esperamos que sean criteriosos en su apreciación final, pese a que algunas medidas que adoptaron anteriormente estuvieron alejadas de todo buen criterio, o sea, todo se puede esperar. Sin embargo, es bueno recordar que al final debieran ser las autoridades municipales y/o prefecturales las que den la última palabra, por medio de informes técnicos de seguridad pública y del Cuerpo de Bomberos.

Claro está que los ciudadanos de El Alto tienen todo el derecho de tener juegos de la Liga en esa ciudad, pero creo que tienen también la obligación de pedir que el estadio Los Andes sea concluido en su construcción, para no lamentar accidentes que, por apresuramientos, puedan venir, caso se juegueN cotejos profesionales.

Se anuncia que se cobrarán ingresos de 10 bolivianos, lo que hace pensar en estadio lleno en cada jornada, preanunciando un peligro permanente, sobre todo para los niños. Los dirigentes de la Liga y las autoridades del estado están aún en tiempo para no cometer una irresponsabilidad.