miércoles, 11 de febrero de 2009

Poco fútbol para el pueblo enfermo


Triste espectáculo el visto anoche en el Félix Capriles de Cochabamba, cuando Aurora, el llamado “equipo del pueblo”, fue goleado, 0 x 3, por el Boyacá Chicó de Ecuador, por la Copa Libertadores de América.

Es la constatación de que tenemos un fútbol doméstico.

Entre nosotros, creemos que jugamos todo, pero, ya se está haciendo costumbre, los visitantes se entran hasta nuestra cocina, sin pedir permiso.

No podemos salir del barro en que nos encontramos.

Tenemos que parar con el falso patriotismo; con el falso concepto de que lo que es boliviano tiene que ser defendido.

No podemos defender la mediocridad, no es ético. Al contrario, hay que denunciarla.

Tenemos que parar con la costumbre de limpiarnos la boca antes de saborear un alimento.

Dentro de ese concepto, había muchos que ya hablaban de Julio Cesar Baldivieso como entrenador para la selección nacional.

¿Y ahora?