martes, 17 de junio de 2008

Chile invadió nuevamente Bolivia. Ojala Paraguay no repita lo del Chaco



A mí no sorprende la derrota de Bolivia frente a Chile, 0 x 2.

Dio la lógica, ganó el fútbol profesional.

Bolivia no tiene fútbol para altas competencias. Puede ser que exista en el país elemento escondido, dormido, pero no se sabe en donde está, por la única y exclusiva razón de que no existe la cultura de la “búsqueda de talentos”.

Existen, hoy, algunos “lunares” como Marcelo Martins Moreno, cuyo peso de 14 millones de dólares lo coloca como el presunto “salvador”.

Pero en el fútbol hay una palabra que se utiliza mucho: EQUIPO; y equipo quiere decir bloque, conjunto, unidad. Nadie, individualmente, por más que valga millones de dólares, puede solucionar nuestras carencias técnicas.

Similar a 1879 en Antofagasta (foto), metafóricamente, los chilenos invadieron nuestro territorio, esta vez La Paz, y se adueñaron del Hernando Siles. Sometieron a nuestros mal preparados hombres, los pasaron por encima, y se llevaron nuestras ilusiones.

Contra Paraguay, podría inclusive mejorar el rendimiento del equipo, al final el fútbol es una cajita de sorpresas, a pesar de lógico, sin embargo, creo que los guaraníes tienen al equipo más solidario de las Eliminatorias Sudamericanas, lo que les da un natural favoritismo.

Ojalá los paraguayos no repitan lo del Chaco 1932-1935.

Da tristeza, perdemos siempre para nuestras deficiencias, nuestras carencias, nuestra falta de preparación.

Nos queda la esperanza de ver un buen partido de fútbol, esa es la razón, creo única, para ir a Miraflores mañana miércoles.