miércoles, 13 de enero de 2016

LAS “BARRAS BRAVAS” Y EL FÚTBOL

 
Ojalá que el comportamiento digno de José Ernesto Álvarez sirva de ejemplo para otros dirigentes de fútbol.
¿Qué son las barras bravas? ¿Para qué sirven?

Respuestas rápidas y sinceras para esas dos preguntas serían: Son un grupo de personas que disfrazadas de hinchas de un equipo de fútbol, van a las canchas para infernar la vida de los aficionados y futbolistas; y sirven apenas para empobrecer el espíritu deportivo.

Pero no, no es tan simple así.

Las “barras bravas” representan más y peor: Son organizaciones encabezadas por aprovechadores que maniobran los sentimientos de incautos hinchas, llevándoles a tener un comportamiento, generalmente bandido, que, al final, solo sirve para ganancias de ellos mismos.

Desde la década de los ´80, esas organizaciones pasaron a existir por medio de comportamientos fuera de la ley.

Porque generalmente son conducidas por personas que nada aportan a los clubes que dicen ser hinchas, y más bien, pasan a vivir de esas instituciones, a través de presiones, intimidaciones y amenazas, para exigir entradas gratis a todos los partidos, así como pasajes gratis para acompañar cuando juegan de visita.

Esas “barras bravas”, en muchos casos, ya llegaron a chantajear a dirigentes y a los propios futbolistas, exigiendo dinero para apoyarles durante los partidos, caso contrario serían disminuidos en su íntimo profesional, con cánticos ofensivos y con mensajes escritos encima de sus “trapos” que los cuelgan alrededor de las canchas.

Felicidades al señor José Ernesto Álvarez, presidente de Oriente Petrolero de Santa Cruz de la Sierra, que anunció que no dará entradas gratis a las "barras bravas", a pesar de las amenazas contras dirigentes y sus familiares.


Porque, dirigente que acepta esas presiones y no las denuncia, es dirigente cómplice de la mayor lacra aparecida en el fútbol mundial.

Y termino con otra pregunta: ¿En nombre de qué la prensa deportiva da cobertura a esas organizaciones que solo hacen mal al fútbol?