viernes, 8 de enero de 2016

LOS FUTBOLISTAS EXTRANJEROS EN BOLIVIA

El brasileñno, Jairzinho, jugó en Wilstermann.
A Bolivia vienen los futbolistas cuyo costo mensual, en dólares, alcanza a los cofres de los clubes nacionales, que generalmente son míseros, por varios motivos, siendo la mala gestión administrativa, apenas uno de ellos.

En ese contexto, los futbolistas que llegan al país son jóvenes con poca experiencia y casi nada de talento, o veteranos que aún pueden ganar sus últimos dólares, porque su físico aún sirve para el mercado nacional.

Pocos son los nombres que militaron en grandes clubes y selecciones de países vecinos, que vinieron al país. Dos de ellos, ilustran la página.
 
El argentino, Carlos Ángel López, jugó en Bolívar.
O sea, el fútbol boliviano se lo practica dentro de un cuadro socio económico que es el reflejo exacto de la economía del país.

La diferencia con otros países, pobres igual que Bolivia, es que en ellos hay revelación permanente de jugadores.


Por lo arriba expuesto, nos queda vivir intensamente las pasiones futboleras que nuestro campeonato liguero nos proporciona, y ser conscientes de nuestras limitaciones en torneos internacionales.

Además, siempre fue así.