jueves, 21 de enero de 2016

EL FÚTBOL BOLIVIANO Y LA ELECCIÓN DE SU PRESIDENTE


El último elegido oficialmente, está guardado en Palmasola, por su mal comportamiento al frente de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF). La administró como un verdadero burdel, con mucha promiscuidad.

Ahora, siete otros, procuran ocupar su lugar.

Presentaron sus nombres con la promesa de no repetir en el cargo, los motivos por los cuales el anterior cumple detención.

La cita es en la ciudad de Tarija, mañana viernes, 22 de enero.

Los encargados de elegir son 28 y muchos de ellos repetirán el acto que llevó a la presidencia al que ahora está con falta de libertad.

La forma y la norma serán las mismas, a ninguno de los candidatos le interesó un cambio; nadie propuso absolutamente nada para mudar las reglas de juego.  La cuestión es realizar el Congreso y la Elección.

Como si el problema fuese de nombres y hombres y no institucional.

Para no salir del libreto, cierta y seguramente, los 28 mortales con poder de voto llegarán a la ciudad de Tarija con todo arreglado y sacramentado.

A 72 horas del pleito, algunos candidatos hicieron conocer y “socializaron” sus “propuestas” para cambiar al fútbol boliviano; pura fórmula, porque tuvieron casi medio año para explicar sus ideas.

Para ellos, por esa acción, la opinión pública boliviana no interesa.

La codicia y el hambre de poder y aparecer, es infinitamente mayor.

Pobre fútbol boliviano.